top of page

Reflexiones sobre nuestra salud financiera



Las reformas al sistema de Pensiones en México traen consigo muchas interrogantes que no son nuevas pero que siguen sin ser propiamente atendidas por las autoridades correspondientes.


Hace menos de un año se generaron los principales cambios, entre ellos la reducción de semanas de cotización para las pensiones garantizadas, el aumento progresivo de las aportaciones patronales y el cambio en las aportaciones del Estado y cuotas sociales.



Con dichas -y otras- modificaciones se intenta buscar que el modelo del sistema de pensiones sea funcional y que permita a todas las personas poder tener un retiro y vejez digna ¿Pero será esto posible?


Recientes estudios científicos indican que nuestra expectativa de vida aumentará considerablemente gracias a los avances en el área de la Salud. Pensando todavía en el progreso científico que puede darse en las próximas décadas, no será extraño ver a grandes poblaciones de 90 o incluso 100 años en nuestro país pero ¿Podrán estas personas vivir dignamente con la pensión a la que hayan logrado acceder? Recordemos que en promedio una personas se jubila sobre los 65 años - si vive hasta los 90 significa que su pensión sería su único o principal ingreso durante 35 años como mínimo. Si sumamos a esto el hecho de que nuestra población no va a aumentar considerablemente en las próximas décadas (según la ONU estaremos teniendo un pico de crecimiento poblacional proyectado en 164 millones para 2050 y posteriormente un decrecimiento debido a la baja fertilidad), estaríamos ante un escenario en el cual hay una población adulta cada vez más grande en cantidad y en años.


La reforma del 2020 contempla muy poco estos criterios, y principalmente deja en manos del trabajador su disposición a realizar aportaciones voluntarias a su pensión a través de las AFORES, no obstante los programas de educación financiera en general, y aquellos otros especializados en ahorro para el futuro son realmente escasos y concentrados para poblaciones con un mayor nivel académico.


Nuestros hábitos de ahorro e inversión, así como de planificación financiera específicamente para el retiro jugarán un papel sumamente importante en cómo veremos nuestra salud financiera y física durante nuestra vejez. Con cuáles mecanismos podremos contar para tener un retiro digno y cómo se irán conformando nuestras sociedades ante tan importantes desafíos.


15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page